Llorente, el clandestino más famoso de Bogotá.

No se trata de un restaurante con un atractivo bar. No. Llorente bar de autor & restaurante fue creado para ser un bar que ofreciera a su vez buena comida de inspiración europea con influencia local, a la que su chef Rodrigo Pazos ha denominado como ‘cocina mestiza’.

Sin embargo, la propuesta ha sido tan interesante que este año fue elegido en los premios gastronómicos La Barra como Mejor Nuevo Restaurante. Además, también ha logrado convertirse en el bar de moda en Bogotá.

Realmente todo en él es especial. Instalado en una vieja casona de Quinta Camacho, a donde se llega por el voz a voz porque no tiene aviso, su interiorismo recuerda esos bares atemporales y clandestinos del Nueva York o la Europa de los 40, con mucha madera, detalles rústicos y mobiliario de antaño hallado en anticuarios, como las obras de arte en sus paredes.

También evoca en su iluminación y en su nombre la época de la Colonia y el famoso incidente de la historia colombiana conocido como el Florero de Llorente, que desencadenó los disturbios del 20 de julio de 1810 entre Criollos y Españoles.

En el primer piso su bar con 120 puestos, se roba la atención de los visitantes por la coctelería de autor, desarrollada por el mixólogo Winston Franco, el creador de La Huerta Bar, en armonía con la selección de tapas propuestas por la cocina que atiende exclusivamente este espacio.

Sus bebidas están clasificadas según los licores protagonistas en Aperitivos con carácter, Ligeros y refrescantes, Potentes y deliciosos, Clásicos de Llorente y Vírgenes, mezclas únicas de bebidas alcohólicas, infusiones, hierbas y extractos de frutas, aprovechando la amplia despensa de ingredientes de este país.

La música es un factor fundamental en la fórmula ganadora de Llorente, además de su Dj de planta, sorprende con las bandas y los DJ invitados desde los miércoles con jazz y blues; los jueves de infiltrados, viernes de rock y sábados con Dj invitado redondean la experiencia. ¡Ah!, ahora en su programación incluyen música flamenca, pues es el lugar preferido de muchos españoles en la ciudad.

En el segundo piso, con su propia cocina, el chef Rodrigo Pazos lleva a los visitantes por una experiencia única a través de su carta o del menú degustación de cinco pasos con los cuales sorprende a los invitados. Cada mes, el restaurante celebra una cena a cuatro con reconocidos chefs nacionales.

Eso sí, no se puede ir sin postre. Pues aquí es donde realmente se hace honor al nombre del lugar. Solo pida el postre llamado el Florero de Llorente, un oasis de pistacho y haba Tonka, con mermelada rústica de feijoa, sobre el que el chef rompe un florero de merengue de limón y flores, como remembranza al histórico incidente que da el nombre al bar- restaurante.

Con Comidín podrá disfrutar de la exclusiva propuesta de Llorente con tres de nuestras experiencias.  La primera de ellas es la Degustación Llorente, un plato fuerte que puede seleccionar entre tres opciones, un postre Florero de Llorente y un coctel de la casa.

Viva el bar de Llorente, incluye dos cocteles y una entrada que puede seleccionar de entre tres opciones; y la tercera, un menú de cuatro tiempos del chef Rodrigo Pazos, con dos copas de vino incluidas.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados